BUSCA LA VISITA A TU PARROQUIA.

sábado, 29 de marzo de 2008

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA



La Fiesta de la Divina Misericordia había sido, hasta el año 2000 una devoción privada. Pero ya el 5 de mayo de ese año la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede declaró el Segundo Domingo de Pascua, es decir, el domingo siguiente al Domingo de Resurrección, como “Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia”.

El Papa Juan Pablo II había dado la sorpresa al mundo de hacer ese anuncio el día en que canonizó a Sor Faustina Kowalska, precisamente en el Domingo de la Divina Misericordia del año 2000. “En todo el mundo el Segundo Domingo de Pascua recibirá el nombre de Domingo de la Divina Misericordia. Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al género humano en los años venideros”.

Así, lo que era una devoción privada, muy extendida ya en muchas partes del mundo católico, pasó a ser Fiesta oficial de la Iglesia. El Papa dispuso que se conservaran los mismos textos tanto en el Misal Romano, como en la Liturgia de las Horas.

El texto evangélico de ese domingo (Jn. 20, 19-31) es elocuente en cuanto a la Misericordia Divina: narra la institución del Sacramento de la Confesión o del Perdón. Es el Sacramento de la Misericordia Divina.

¿En qué consiste, entonces, esta Fiesta de la Divina Misericordia? He aquí lo que dijo Jesús a Santa Faustina: “Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de mi Misericordia. Derramo un mar de gracias sobre las almas que se acerquen al manantial de mi Misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas” (Diario 699).

Es decir, quien arrepentido se confiese y comulgue el Domingo de la Divina Misericordia, podrá recibir el perdón de las culpas y de las penas de sus pecados, gracia que recibimos sólo en el Sacramento del Bautismo o con la indulgencia plenaria. O sea que si su arrepentimiento ha sido sincero y si cumple con las condiciones requeridas, el alma queda como recién bautizada, libre inclusive del reato de las penas del purgatorio que acarrean sus pecados aun perdonados.

La devoción de la Divina Misericordia, incluye también la Hora de la Divina Misericordia, la Coronilla (o Rosario) de la Divina Misericordia y la Novena preparatoria a la Fiesta de la Misericordia, que por cierto no es condición requerida para recibir las gracias especiales el día de la Fiesta de la Divina Misericordia.




La escencia de la devoción


La esencia de la devoción se sintetiza en cinco puntos fundamentales:

1. Debemos confiar en la Misericordia del Señor.

Jesús, por medio de Sor Faustina nos dice: "Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en mi misericordia. Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina".

2. La confianza es la esencia, el alma de esta devoción y a la vez la condición para recibir gracias.

"Las gracias de mi misericordia se toman con un solo recipiente y este es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá. Las almas que confían sin límites son mi gran consuelo y sobre ellas derramo todos los tesoros de mis gracias. Me alegro de que pidan mucho porque mi deseo es dar mucho, muchísimo. El alma que confía en mi misericordia es la más feliz, porque yo mismo tengo cuidado de ella. Ningún alma que ha invocado mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en mi bondad".

3. La misericordia define nuestra actitud ante cada persona.

"Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia mí. Debes mostrar misericordia siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte. Te doy tres formar de ejercer misericordia: la primera es la acción; la segunda, la palabra; y la tercera, la oración. En estas tres formas se encierra la plenitud de la misericordia y es un testimonio indefectible del amor hacia mí. De este modo el alma alaba y adora mi misericordia".

4. La actitud del amor activo hacia el prójimo es otra condición para recibir gracias.

"Si el alma no practica la misericordia de alguna manera no conseguirá mi misericordia en el día del juicio. Oh, si las almas supieran acumular los tesoros eternos, no serían juzgadas, porque la misericordia anticiparía mi juicio".

5. El Señor Jesús desea que sus devotos hagan por lo menos una obra de misericordia al día.

"Debes saber, hija mía que mi Corazón es la misericordia misma. De este mar de misericordia las gracias se derraman sobre todo el mundo. Deseo que tu corazón sea la sede de mi misericordia. Deseo que esta misericordia se derrame sobre todo el mundo a través de tu corazón. Cualquiera que se acerque a ti, no puede marcharse sin confiar en esta misericordia mía que tanto deseo para las almas".

BIOGRAFIA DEL EMMO. SR. CARDENAL JUAN SANDOVAL IÑIGUEZ.



Nació en Yahualica, Jalisco, México, el 28 de marzo de 1933; ingresó al Seminario Diocesano de Guadalajara el 11 de Noviembre de 1945, fue enviado a Roma a continuar sus estudios el año de 1952, allí obtuvo la licenciatura en filosofía y el doctorado en teología dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana, recibió la ordenación sacerdotal el 27 de octubre de 1957 en la Ciudad de Roma.

En 1961 regresó a México y fue asignado al Seminario de Guadalajara como Director Espiritual y profesor de latinos menores, fue prefecto de filósofos, profesor de filosofía y de teología.

En septiembre de 1971 fue nombrado Vicerrector con oficio de Rector y en 1980 recibió el título de Rector del Seminario, impartiendo al mismo tiempo clases de filosofía y teología dogmática.

Fue nombrado por S.S. Juan Pablo II Obispo Coadjutor de Ciudad Juárez el 8 de marzo de 1988 y consagrado el 30 de abril del mismo año; el 11 de junio de 1992 fue promovido como Obispo de Ciudad Juárez, participó en el VIII Sínodo de los Obispos en octubre de 1990 y fue invitado por S.S. Juan Pablo II a participar en la IV Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo en octubre de 1992.

El 21 de abril de 1994 fue nombrado Arzobispo de Guadalajara, sede de la que tomó posesión el 19 de mayo del mismo año; el 30 de Octubre de 1994 fue nombrado por S.S. Juan Pablo II, Cardenal de la Santa Iglesia y le impuso el birrete cardenalicio el 26 de noviembre del mismo año.

Como Cardenal de la Santa Iglesia, participó en el Sínodo Especial para América, como Relator General, en Roma en 1997.

En abril de 2005 participa en el Cónclave para la elección de S.S. Bendicto XVI.

viernes, 28 de marzo de 2008

¡FELICIDAES! SR. CARDENAL JUAN SANDOVAL IÑIGUEZ.



Un 28 de marzo de 1933 en Yahualica, Jalisco, nació un niño al que sus padres pusierón el nombre de Juan, este niño tendría encomendada una gran misión. Fue llamado por Cristo para ser su sacerdote eternamente. Después para formar a los futuros sacerdotes, pero su misión ahora es guíar a nuestra Iglesia Diócesana según el mandato de Cristo, como nuestro Arzobispo.

¡Feliz Cumpleaños! Señor Cardenal Juan Sandoval Iñiguez,
nos unimos a su alegría y lo encomendamos a Dios y a Nuestra Señora de Zapopan para que lo conserven por muchos años mas.

sábado, 22 de marzo de 2008

DOMINGO DE "RESURRECCION"


"Al tercer día resucitó", en esta piedra angular se basa la fe cristiana. El Señor de la vida había muerto, pero ahora vive y triunfa.

El Domingo de Pascua es el día en el cual Jesús salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. La historia cuenta que en cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.

Éste es el día de la esperanza universal, el día en que en torno al resucitado, se unen y se asocian todos los sufrimientos humanos, las desilusiones, las humillaciones, las cruces, la dignidad humana violada, la vida humana no respetada.

En la Resurrección la vocación cristiana descubre su misión: acercarla a todos los hombres.
El hombre no puede perder jamás la esperanza en la victoria del bien sobre el mal. Por esta razón los cristianos con gran júbilo celebran este día la Misa Pascual del Domingo de Resurrección.


"En este día de tu triunfo sobre la muerte, que la humanidad encuentre en ti, Señor, la valentía de oponerse de manera solidaria a tantos males que nos afligen", clamó el jefe de la iglesia católica. (S.S. Juan Pablo II, 2004)

SABADO SANTO

Es la celebración central de todo el año litúrgico, ocurre al caer el sol del Sábado Santo.

Es la "noche santa" en la que la Iglesia celebra, en la forma más expresiva, la obra de la redención como memoria, presencia y espera.

Los cristianos recordamos la noche en la cual Cristo sale de la tumba, victorioso de la muerte y esta memoria se hace realidad, porque sabemos que el mismo Cristo resucitado está presente en la comunidad que celebra el gran acontecimiento.

Lo llamamos "vigilia", por la actitud de espera que debe tener el cristiano, según la invitación del evangelio: "Tengan la ropa puesta y mantengan encendidas sus lámparas. Estén como hombres que esperan que su patrón regrese de un casamiento para abrirle la puerta. Dichosos los siervos que el Señor a venir, encuentre despiertos…" (Lc 12, 35-37)

Para todo cristiano este velar adquiere el valor simbólico de la espera de la venida del Señor. Así la Vigilia Pascual se convierte en programa de vida: estar siempre alertas y preparados para nuestro encuentro final con el Señor.


Símbolos y ritos de la celebración


BENDICIÓN DEL FUEGO





Es el inicio de la vigilia. Habla del paso de las tinieblas a la luz, de la noche al día. Las tinieblas simbolizan el pecado y la muerte; y la luz simboliza a Cristo Resucitado.



CIRIO PASCUAL.




Se enciende el Cirio Pascual, que simboliza a Cristo resucitado y se reparte su fuego para encender las velas que todos los fieles llevan a la celebración, significando que Cristo, "Luz del Mundo", ilumina la vida de los hombres con su Resurrección. Se coloca al frente, en el presbiterio, desde donde domina toda la asamblea.

PROCESIÓN




Consiste en entrar al templo o lugar de la celebración, precedidos por el Sacerdote que lleva el Cirio Pascual en Alto, significa que somos el Nuevo Pueblo de Dios, nacido de la Pascua; peregrinos seguimos a Cristo Resucitado, nuestro Jefe y Luz del Mundo a través del desierto de esta vida hacia la Patria Celestial.

PREGÓN PASCUAL o "EXULTET"

ESCUCHA EL PREGON PASCUAL EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.renovacion.com.mx/Download/Salmos/Pregonpascual.mp3





Este himno de alabanza, en primer lugar, anuncia a todos la alegría de la Pascua, alegría del cielo, de la tierra, de la Iglesia, de la asamblea de los cristianos. Esta alegría procede de la victoria de Cristo sobre las tinieblas.


Luego, entona la gran Acción de Gracias. Su tema es la historia de la salvación resumida por el poema. Una tercera parte consiste en una oración por la paz, por la Iglesia en sus jefes y en sus fieles, por los que gobiernan los pueblos, para que todos lleguen a la patria del cielo.





LITURGIA DE LA PALABRA




El símbolo de la luz del cirio cede el lugar a la realidad de Cristo, luz del mundo, presente en su Palabra, proclamada en esta noche. En ninguna otra celebración hay tantos textos como en esta. Son nueve lecturas que presentan en síntesis la Historia de la Salvación. Las lecturas se hacen a manera de diálogo entre Dios y la comunidad, cada una está precedida de momentos de silencio, aclamaciones y cantos de salmos. Las siete primeras lecturas se hacen del Antiguo Testamento, para admirar la obra de la Creación (Génesis); recordar los prodigios que hizo Dios con Israel su Pueblo (Éxodo); leer a los profetas que anunciaron la Salvación que Dios realizaría para todos los hombres; las siguientes dos lecturas son, una de San Pablo que anuncia a la nueva Iglesia que Cristo resucitado de entre los muertos, ya no muere más y la más importante, el Evangelio, que narra la Resurrección del Señor.

LECTURAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Primera lectura: Gn 1,1-31 ó 2,1-2: Vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno.


Segunda lectura: Gn 22,1-18: El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe.

Tercera lectura Ex 14-15,30 - Los israelitas cruzaron el mar Rojo.


Cuarta lectura: Is 54,5-14 - Con misericordia eterna te quiere el Señor, tu redentor.


Quinta lectura: Is 55, 1-11 - Vengan a mí, y vivirán; sellaré con ustedes una alianza perpetua.


Sexta lectura: Bar 3,9-15.32-4,4 - Camina a la claridad del resplandor del Señor


Séptima lectura: Ez 36.16-28 - Derramaré sobre ustedes un agua pura, y les daré un corazón nuevo.

El Antiguo Testamento prepara la realidad del Nuevo Testamento: lo que se anunciaba y prometía, ahora se ha cumplido de verdad.


Es importante subrayar este paso al Nuevo Testamento: el Misal indica en este momento diversos signos, tales como el adorno del altar (luces, flores), el canto del Gloria y la aclamación del Aleluya antes del Evangelio. También se ilumina de manera más plena la iglesia ya que durante las lecturas del Antiguo Testamento estaba iluminada más discretamente.


Sobre todo es el Evangelio, tomado de uno de los tres sinópticos. según el Ciclo, el que hay que destacar: es el cumplimiento de todas las profecías y figuras, proclama la Resurrección del Señor.




LECTURAS DEL NUEVO TESTAMENTO:

Primera lectura: Rom 6,3-11 - Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más.





Evangelio


CICLO A: Mt 28.1-10 - Ha resucitado y va por delante de ustedes a Galilea.


CICLO B: Mc 16, 1-8 - Jesús Nazareno, el crucificado, ha resucitado.


CICLO C: Lc 24.1-12 - Por qué buscan entre los muertos al que está vivo.






LITURGIA BAUTISMAL



Momento en que se bendice el agua bautismal, se celebra el Bautismo a quienes se hayan preparado para ingresar en la comunidad cristiana y se renuevan las promesas bautismales por parte de todos los presentes.





LITURGIA EUCARÍSTICA




Como en todas las Celebraciones Eucarísticas (Misas), se prepara el altar con los dones del pan y el vino, para hacer presente la Pascua de Cristo, como Él nos lo enseñó. La celebración eucarística es el centro de toda la vigilia. La palabra eucaristía, significa "acción de gracias".



En esta noche pascual, la Iglesia celebra su acción de gracias a Padre por habernos dado a su Hijo muerto y resucitado. En esta noche se comprende más que nunca el porqué los primeros cristianos llamaron Eucaristía a la Cena del Señor. Este es el momento en que nació la verdadera Eucaristía: ¡La Pascua!. Por esto, el Misterio de la Noche Pascual culmina en la Eucaristía, que ya no la ofrece Cristo solo, sino en compañía de su Iglesia.

jueves, 20 de marzo de 2008

VIERNES SANTO



Viernes Santo

Es el día de la Pasión de Jesús en donde ha sido inmolada nuestra víctima Pascual: Cristo (1 Cor. 5, 7). Es la Pasión del hombre abandonado, humillado y flagelado. Juntos, en comunidad, proclamamos la Pasión del Señor y adoramos su cruz como primer acto del Misterio Pascual.

La cruz es la victoria del amor y la esperanza de la Resurrección. Es así como, además, los fieles peregrinamos, con devoción, siguiendo las estaciones del Vía Crucis (que significa camino de la cruz) De este modo nos unimos al dolor y la Pasión de Cristo.











Este día no hay celebración eucarística. Se distribuye a los fieles la comunión reservada del día anterior durante la celebración de la Pasión, con excepción de los enfermos que pueden recibirla a cualquier hora del día (Cf. Misal Romano, Viernes Santo de la Pasión nn° 1. 3.)


En síntesis, el Viernes Santo celebramos la Pasión y muerte de Jesús por medio de la Palabra, por la Adoración de la Cruz y la Comunión Eucarística. Usamos el color rojo del mártir que da su vida por salvarnos a todos, no el morado ya que la Cuaresma terminó ayer. No hay flores, música ni grandes luces. La fiesta, el Gloria, por fin, viene mañana con la Vigilia Pascual.



También se tendrá “el recuerdo de la Virgen de los Dolores”, para hacer compañía a la Madre del Señor, “que se ha quedado sola y sumergida en un profundo dolor después de la muerte de su único Hijo”




JUEVES SANTO

Es un día particularmente especial ya que, además de culminar la Cuaresma, nos introducimos en los tres días más importantes del año litúrgico, en lo que llamamos el Triduo Pascual.




Por la mañana del Jueves, todos los sacerdotes, se reúnen en la Iglesia Catedral para celebrar la Misa Crismal. En esa ocasión, con la presencia del Obispo del lugar, y rodeados de fieles, renuevan sus promesas sacerdotales, dando un claro sentido de unión eclesial en torno al Obispo. No olvidemos que este día se recuerda la institución del sacerdocio.



En esa misma celebración se bendicen los santos óleos con los que serán ungidos los niños que recibirán su bautismo, los enfermos y quienes celebren el sacramento de la Confirmación durante el año.




Por la noche, se celebra la Eucaristía que viene a evocar la Ultima Cena en la cual Jesucristo, en medio de la comida Pascual, ofreció a Dios Padre su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y el vino.



Al mismo tiempo, Jesús se muestra servidor de los hombres a través del hermoso signo del lavado de los pies. Un signo profundo y sencillo que, hoy, me parece conveniente mantener como una actitud de servicio y entrega a los demás. En esta línea, también se destacan otros gestos importantes como la presentación de los dones, la ayuda fraterna, el gesto de paz, la solidaridad con los más pobres, etc.




Finalmente, el Jueves Santo por la noche se realiza una vigilia de oración en torno a la reserva de la Eucaristía. Aquí, ante el Señor presente en el Pan consagrado, el silencio y la meditación adquieren gran importancia tanto en lo personal como en lo comunitario.

sábado, 15 de marzo de 2008

DOMINGO DE RAMOS

...Bendito es el que viene en el nombre del Señor.


Para los cristianos, el Domingo de Ramos es el primer día de la Semana Santa, período en que conmemoran la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Se inicia rememorando la Entrada de Jesús en Jerusalén

La liturgia de la Semana Santa comienza con la bendición de las palmas y una procesión el Domingo, con una solemne proclamación de la narración de la Pasión según San Mateo en la misa.


La procesión de Ramos viene evidentemente del recuerdo de lo que pasó en la vida de Jesús días antes de su pasión y muerte. Como ya mencionamos, en los primeros siglos, en Jerusalén se comenzó a venerar los lugares donde había sucedido algún acontecimiento en la vida de Jesús.





De acuerdo a los Evangelios Canónicos la Entrada a Jerusalén describe el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén, en medio de una multitud que lo aclamaba como el Hijo de Dios. El Domingo de Ramos conmemora este hecho. La narración de la entrada a Jerusalén está escrita en el Nuevo Testamento, de la Biblia, siendo mencionada por todos los evangelios canónicos:

Evangelio de Mateo capítulo 21, 1-9;
Evangelio de Marcos capítulo 11, 1-10;
Evangelio de Lucas, capítulo 19, 28-40;
Evangelio de Juan, capítulo 12, 12-1

viernes, 14 de marzo de 2008

COMUNICADO DE PRENSA DEL ARZOBISPADO DE GUADALAJARA "COMO VIVIR Y PARTICIPAR LA SEMANA SANTA"


RECOMENDACIONES PASTORALES
PARA LA SEMANA SANTA 2008



A los miembros de la Comunidad Diocesana:

Los saludo con afecto y les deseo la paz y el gozo de Cristo muerto y resucitado.

La Iglesia Universal celebra cada año, con solemnidad, la Semana Santa, en la que se actualizan los misterios de nuestra salvación que Jesucristo llevó a cabo, al entregarse voluntariamente a la muerte, para llegar al triunfo de su gloriosa resurrección. Para que estas celebraciones renueven nuestra vida cristiana, por la eficacia que contienen los ritos sagrados, deseo hacer algunas recomendaciones pastorales a todas las Comunidades de la Arquidiócesis.

I. CONCLUSIÓN DE LA CUARESMA: CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA: Nos recuerda la carta circular de la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos Mysterium Paschale (MP), que en la Semana Santa la Iglesia “celebra los misterios de la salvación actuados por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por su entrada mesiánica en Jerusalén” (n. 27); el tiempo de cuaresma se prolonga, hasta antes de la misa vespertina, el jueves santo. Para estas celebraciones conviene tener en cuenta algunos criterios generales para asegurar la noble y digna celebración de estos días:

o Tener un número suficiente de acólitos, lectores, cantores, para que la celebración sea verdaderamente digna, los cuales deben ser capacitados convenientemente (cf. Carta MP 41).
o Preparar adecuadamente los cantos para estas celebraciones, tomando en cuenta la participación de los fieles (cf. Carta MP 42).
o No multiplicar innecesariamente el número de celebraciones, especialmente en el Triduo Pascual: Conviene que los fieles se congreguen en las Iglesias más importantes (cf. Carta MP 43).

a) DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR:
“La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, que comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión. La relación entre los dos aspectos del misterio pascual se ha de evidenciar en la celebración en la catequesis del día” (Carta MP 28). Como es ya una tradición, el Papa Benedicto XVI invita a las Iglesias esparcidas por todo el mundo, a celebrar en este día la JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD, que este año, en el ámbito de la Iglesia universal, se llevará a cabo en Sydney, Australia, el próximo mes de julio, y el lema es el siguiente: “Tendréis la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre vosotros y seréis mis testigos”.

Esta JORNADA se realizará en las parroquias y capellanías de la Arquidiócesis, preparándola con orden y entusiasmo, e invitando a todos los jóvenes a proclamar el triunfo de Cristo, como Rey y Señor del Universo, y a manifestar su reinado con obras de amor verdadero, que dignifiquen su vida. Se procurará profundizar y difundir el mensaje del Santo Padre, como una catequesis en consonancia con nuestro tiempo.

Invito cordialmente a los Grupos Juveniles de varones y mujeres, a que participen en la celebración litúrgica de la Misa de Ramos, que organiza la Pastoral Juvenil Diocesana, en el Santuario de los Mártires, a las 11:30 horas. Por la tarde se llevará a cabo la misma celebración en la Iglesia Catedral, que iniciará en el Templo de Nuestra Señora de las Mercedes, a las 17:30 horas, con la Bendición de los Ramos, y en seguida se ordenará la procesión hacia la Iglesia Catedral, para aclamar a Jesús, como el Mesías de Dios, y culminar con la participación en la Eucaristía, en la que se proclama solemnemente la Pasión del Señor.

b) JUEVES SANTO: MISA CRISMAL.
“La Misa Crismal, en la cual el Obispo que concelebra con su Presbiterio, consagra el santo crisma y bendice los demás óleos, es una manifestación de la comunión existente entre el Obispo y sus presbíteros en el único y mismo sacerdocio y ministerio de Cristo” (Carta MP 35).

Quiero hacer una especial invitación a mis hermanos sacerdotes, a los religiosos y religiosas, y a los fieles laicos representantes de las comunidades diocesanas, para que participen en esta Misa Crismal, que se celebrará en la Iglesia Catedral, el Jueves Santo, a las 10:00 horas. Los presbíteros renovarán las promesas sacerdotales ante su Obispo y Pastor y se reunirán en la Sala Capitular, o en el patio de la Curia, a las 9:30 horas y llevarán alba y estola.

El Crisma y los Santos Óleos son enviados a las comunidades de la Arquidiócesis, al finalizar la Misa Crismal, para que se utilicen en la celebración de los Sacramentos. Se entregarán únicamente a los representantes que se identifiquen con carta sellada y firmada por el sacerdote responsable. Se ha de poner especial cuidado en que los recipientes sean dignos y seguros, bien aseados, y apropiados para los Óleos en tamaño y material.

Las parroquias y templos que reciben los Santos Óleos, pueden organizar una Celebración de la Palabra, a la hora que se juzgue más oportuna y así expresar el sentido que tienen en la administración de los diversos Sacramentos.

II. TRIDUO PASCUAL:
“La Iglesia celebra cada año los grandes misterios de la redención de los hombres desde la Misa vespertina del jueves en la Cena del Señor ‘hasta las Vísperas del domingo de Resurrección’. Este período de tiempo se denomina justamente el ‘Triduo del crucificado, sepultado y resucitado’; se llama también ‘Triduo pascual’ porque en su celebración se hace presente y se realiza el misterio de la Pascua, es decir el tránsito del Señor de este mundo al Padre. En esta celebración del misterio, por medio de los signos litúrgicos y sacramentales la Iglesia se une en íntima comunión con Cristo, su Esposo” (Carta MP 38).

Las celebraciones litúrgicas del TRIDUO PASCUAL, se han de realizar con gran solemnidad y una consciente participación de los sacerdotes y fieles. Las acciones litúrgicas gozan de mayor dignidad e importancia con respecto a los actos piadosos, para que los horarios se adapten a este criterio y a las necesidades pastorales de los fieles.

a) JUEVES SANTO: MISA VESPERTINA DE LA CENA DEL SEÑOR.
“Con esta Misa, que se celebra en las horas de la tarde del Jueves Santo, la Iglesia comienza el Sagrado TRIDUO PASCUAL, y se esfuerza vivamente por renovar aquella última Cena, mediante la cual el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, amó hasta el fin a los suyos que estaban en el mundo, ofreció su Cuerpo y su Sangre a Dios Padre bajo las especies del pan y de vino, se los dio a los Apóstoles para que lo comieran, y a ellos y a sus sucesores en el sacerdocio les mandó que lo ofrecieran” (Ceremonial de Obispos 297).

Con esta celebración se inicia al Triduo Pascual, en la que se recuerda la institución de la Eucaristía y del sacerdocio, así como el mandato del Señor sobre la caridad fraterna, elementos que han de tomarse muy en cuenta en la Homilía (cf. Misal Romano p. 120). Dentro de la Misa, el Sacerdote que preside hace EL LAVATORIO DE LOS PIES, no a las mujeres, sino solamente “a algunos varones previamente designados, y significa el servicio y el amor de Cristo, que ha venido ‘no para ser servido, sino para servir’” (Carta MP 51). Al concluir la celebración se hace el traslado del Santísimo Sacramento al lugar de la Reserva, hay que notar que el Santísimo Sacramento se reserva en un sagrario y nunca debe hacerse exposición con la custodia u ostensorio. El sagrario no tendrá forma de un sepulcro, pues no se trata de representar “la sepultura del Señor”, sino conservar la Eucaristía para la comunión el Viernes Santo (cf. Carta MP 55).

b) VIERNES SANTO DE LA PASIÓN DEL SEÑOR
“Este día, en que ‘ha sido inmolado Cristo, nuestra pascua’, lo que por largo tiempo había sido prometido en misteriosa prefiguración, se ha cumplido con plena eficacia: el Cordero verdadero sustituye a la oveja que lo anunciaba, y con el único sacrificio se termina la diversidad de las víctimas antiguas” (Ceremonial de los Obispos 312).

En las primeras horas de la mañana, se puede organizar la recitación comunitaria del Oficio de Lectura y Laudes. La celebración de la Pasión del Señor se tendrá después del mediodía, cerca de las tres. Por razones pastorales puede elegirse otra hora más conveniente para que los fieles puedan reunirse más fácilmente: por ejemplo desde el mediodía hasta el atardecer (Carta MP 63).

En este día la Iglesia Universal, desde la Edad Media, ha querido solidarizarse con los cristianos de Tierra Santa a causa de la crisis política y económica que afrontan, y de los sufrimientos a que están sometidos. La Congregación para las Iglesias Orientales ha insistido sobre la importancia de la COLECTA a favor de la Tierra Santa, pues “entre las urgencias que han de afrontarse está siempre el fenómeno imparable de la emigración, por la que las comunidades cristianas se exponen al peligro de perder sus mejores recursos humanos. No podemos dejar de promover nada que pueda servir para garantizar que, junto a los monumentales testimonios históricos del cristianismo, sean siempre las comunidades vivas las que celebren el misterio de Cristo, nuestra paz” (Carta a los Obispos 2008).

Pido a los Párrocos y Rectores de los Templos que en la celebración litúrgica de ese día, y en los actos piadosos, se de a conocer a los fieles la urgencia de esta ayuda para las comunidades de Palestina, y organicen esta COLECTA ESPECIAL. Lo que se recabe se enviará a la Caja del Arzobispado.

c) EJERCICIOS DE PIEDAD:
Los ejercicios de piedad se han de organizar siguiendo con fidelidad los principios y orientaciones del “DIRECTORIO SOBRE LA PIEDAD POPULAR Y LA LITURGIA”, publicado por la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, el 17 de diciembre de 2001 (cf. 138 al 156).

Se recomienda el “VÍA CRUCIS” en un ambiente de austeridad, silencio y oración (Cf. Directorio 142). “Para la representación de la Pasión de Cristo”, se ha de fomentar en los actores y espectadores, una fe activa y una auténtica piedad, explicando la diferencia que hay entre una “representación” y “la acción litúrgica” (Directorio 144). También se tendrá “el recuerdo de la Virgen de los Dolores”, para hacer compañía a la Madre del Señor, “que se ha quedado sola y sumergida en un profundo dolor después de la muerte de su único Hijo” (Directorio 145).

d) SÁBADO SANTO:
El Sábado Santo, a temprana hora, es muy conveniente que se recite en las comunidades el Oficio de Lectura y Laudes. También para expresar el luto de toda la Iglesia por la muerte del Esposo, se recomienda organizar “La Hora de la Madre”, ya que la Virgen María, junto al sepulcro de su Hijo, “es imagen de la Iglesia Virgen que vela junto a la tumba de su Esposo en espera de celebrar su Resurrección” (Directorio 147).

e) DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR:
“Según una antiquísima tradición, ésta es una noche de vela en honor del Señor, y la Vigilia que tiene lugar en la misma, conmemorando la noche santa en la que el Señor resucitó, ha de considerarse como ‘la madre de todas las santas Vigilias’. Durante la vigilia, la Iglesia espera la resurrección del Señor y la celebra con los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Toda la celebración de la Vigilia Pascual debe hacerse durante la noche. Por ello no debe escogerse ni una hora tan temprana que la Vigilia empiece antes del inicio de la noche, ni tan tardía que concluya después del alba del domingo. Esta regla ha de ser interpretada estrictamente” (Carta MP 77 - 78).

Los Señores Párrocos y Rectores de los templos, han de celebrar esta Vigilia en sus cuatro partes, como se encuentra en los libros litúrgicos, y no se debe reducir a una Misa Vespertina de sábado. Elegirán la hora más oportuna, entrada ya la noche, teniendo en cuenta las necesidades pastorales de los fieles.

III. TIEMPO PASCUAL:
“La celebración de la Pascua se continúa durante el tiempo pascual. Los cincuenta días que van del Domingo de Resurrección al Domingo de Pentecostés se celebran con alegría, como un solo día festivo, más aún, como el ‘gran Domingo’” (Carta MP 100).

El tiempo de la Cuaresma, que preparó debidamente a las comunidades, ha de culminar con la celebración del Tiempo Pascual, como una gran fiesta prolongada. La Iglesia nos sugiere algunas iniciativas a este respecto:

o Celebrar los Domingos de Pascua con especial solemnidad.
o Invitar a participar en la Misa dominical a los neófitos, o sea, a los adultos que recibieron los Sacramentos de la Iniciación Cristiana en la Vigilia Pascual.
o Resaltar la Vigilia de Pentecostés con un momento intenso de oración y como el tiempo principal para conferir el Sacramento del Orden. Fomentar las vocaciones y orar por la santidad de los sacerdotes, sobre todo el IV Domingo de Pascua, en que se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.
o Bendecir las casas con motivo de las fiestas pascuales, de acuerdo a los textos que ofrece el Bendicional, y aprovechar la ocasión para que el párroco haga la visita pastoral a cada familia.

Que Jesucristo, muerto y resucitado, nos fortalezca con el don del Espíritu Santo, para ser sus testigos en el mundo, anunciando de palabra y obra, la alegría pascual.




Guadalajara, Jal., a 26 de febrero de 2008

+ JUAN CARD. SANDOVAL IÑIGUEZ,
Arzobispo de Guadalajara.



Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.
S e c r e t a r i o .

Circular 09/2008

sábado, 8 de marzo de 2008

¡FELICIDADES¡ FRAY JESÚS


¡FELICIDADES¡ FRAY JESÚS

Amigos , conocidos, familiares, compañeros y muy especialmente los que integramos la Guardia de Honor, te deseamos lo mejor en este día tan especial para ti.

Le pedimos a Dios la fortaleza y fidelidad para que te conserves en tu ministerio que desempeñas y si el quiere llegues a ser un gran sacerdote santo.

A Nuestra Señora de Zapopan le pedimos que siempre te cubra con su manto y te de la sabiduría para que nos conduzcas con alegría y generosidad.

Cuenta con nuestras Oraciones.

y muchas ¡Felicidades¡ que cumplas muchisimos años mas.



INTEGRANTES DE LA GUARDIA DE HONOR TERMINAN EJERCICIOS ESPIRITUALES.

Zapopan, Jalisco, México. 07 de Marzo del 2008. Con una celebración Eucarística en la Basílica de Zapopan, se dio por culminada la semana de ejercicios espirituales, para la Guardia de Honor, previo a la preparación de celebrar la Pascua del Señor.



Fray José de Jesús Reynoso Álvarez,

Director Espiritual de la Guardia

nos comento: “La cuaresma es el tiempo fuerte para voltear los ojos a Dios, quizá hemos hecho mal, actuado de manera inapropiada, sin embargo Dios nos propone una cuaresma más, para reflexionar y pensar. Para actuar, para perdonar.”

Esta cuaresma nos prepara para la celebración de la pascua sin embargo nos debe de dejar una cambio, sino cambiamos seria vana toda esta preparación, cuando Cristo resucite, nosotros lo haremos también, dejaremos el yo viejo, el pecado y resucitaremos a una nueva gracia.




Fray Martín Arriaga Pineda,

nos comento: una de las costumbres de la iglesia es que los integrantes de los movimientos laicales participen de los ejercicios espirituales, preparándose a celebrar la pascua y esta tenga sus frutos.

A mi me encomendaron impartir el tema de la Unidad, comunidad y fraternidad, elementos básicos de los cuales todo grupo o movimiento debe tener en cuenta, para realmente proyectar esa vida del evangelio la cual se cultiva en ello constantemente.

La cuaresma nos debe dejar bien en claro que somos discípulos y misioneros, los frutos más grandes que podemos dar, el tomar conciencia de nuestro ser misionero desde nuestro bautismo y ante todo ser discípulos de Jesús de seguirle constantemente.





Arturo Nando Padilla,

Pertenece al grupo de Escoltas y Jóvenes

nos comparte su vivencia de los ejercicios Espirituales. "Al asistir a las charlas me dejo algo que no me esperaba, me hablaron mucho del perdón, me deja un mensaje de unirnos mas y no criticarnos entre nosotros, de ser mas hermanables dentro de la guardia."

Esto me deja un compromiso, el apoyar a los demás, hablarles a todos y ser comprensible, me invita a tener un cambio de vida exterior acercarme mas a Dios y no esperar que sea cuaresma sino hacerlo siempre. Además de cumplir acompañando a la virgen.




Carmen Yolanda Larios Estrada,

Pertenece al Grupo de Templos

nos compartió lo siguiente: “En esta semana de ejercicios aprendí muchas cosas bonitas y espero llevarlas acabo como debe de ser, me siento contenta, espero cambiar en mi manera de ser, respetar a mis semejantes y ser servicial, estoy solita mis hijos no están aqui, necesito de los demas, lo principal es que estoy dispuesta a hacerlo.”













María de Jesús García Ramírez,

Pertenece al Grupo de Señoras

nos compartió lo siguiente: "En esta semana de ejercicios aprendí que debo de ser humilde y servir a mis semejantes, me deja un cambio interior y exterior, yo se que no debí de esperar este momento,para cambiar, gracias a Dios estoy en el momento preciso y el lo sabe"

Para mi es lo máximo que me ha podido suceder, me deja un compromiso de trabajar y hacer las cosas mejor a tener caridad y comprensión a mis semejantes y mas que nada cumplir los mandamientos de Dios.







Jorge Enrique Ramírez Flores,

pertenece al grupo de Banda de Guerra

nos comento: "Dios me invito a participar en la reflexión de los ejercicios espirituales, preparándome a la celebración de la semana mayor y la pascua, una espiritualidad que debe estar marcada interior y exteriormente, transmitiendo la palabra de Dios."

Algunas veces cometemos errores pero Cristo, nos da el perdón del cual nos cobijamos y nos respaldamos. El es el motivo para continuar adelante, la oración el ayuno y penitencia son los medios de prepararnos en esta cuaresma.

Es necesario tener obras, lo podemos hacer ayudando a nuestros hermanos, mi compromiso cristiano es vivir la palabra de Dios y transmitirla, viviendo la caridad atravez de la comprensión y de la paz que debemos transmitir. María es evangelizadora y pacificadora ella también es medio para acercarnos a Dios.






al terminar la celebración de la Eucarístia, los integrantes de la guardia de honor se reunieron en el segovia donde compartieron los alimentos en un ambiente de convivencia y fraternidad.

felicitamos a quienes participaron de estos ejercicios espirituales.

miércoles, 5 de marzo de 2008

LA "GENERALA" SE DESPIDE DE LA CAPITAL.

Desde la Fe, Semanario Católico de Información.
Arquidiócesis Primada de México
Reportaje: Mauricio C. Rodríguez.
02.03.2008


El pasado fin de semana, la ciudad de México se vio favorecida por la visita de la imagen peregrina de Nuestra Señora de Zapopan, que desde 1772 recorre diversos estados de la República.

Custodiada por más de 250 hombres y mujeres que componen la Guardia de Honor, la venerada imagen visitó la Catedral Metropolitana y la Basílica de Guadalupe, al toque de los tambores marciales, que abrieron paso de quien es considerada protectora de Jalisco y “Generala” en la consumación de la Independencia, al evitar un mayor derramamiento de sangre.


De acuerdo con Marco Antonio González, presidente de la Guardia de Honor de Nuestra Señora de Zapopan, la imagen original cuenta con 400 años de historia y ha recorrido casi todos los rincones de México, desde que fray Antonio de Segovia obsequió a los tapatíos la figura de apenas 34 cm. de altura, a la cual se le atribuye haber salvado de epidemias, inundaciones y relámpagos a la ciudad de Guadalajara.

“La imagen peregrina -explica el Sr. González- es una réplica de la original que se encuentra en la Basílica de Zapopan. Anteriormente era ésta la que salía en procesión, pero corría el riego de dañarse. Fue por ello que se decidió hacer esta reproducción que todos los años llega a la ciudad de México a finales de febrero”.

Juan García Torres es originario de Tlaquepaque y desde hace 15 años acompaña a la “Generala” en su recorrido por México, desde febrero y hasta octubre, como una promesa hecha a la Virgen: “Toco en la Banda de Guerra -explica - y como yo, muchos venimos haciendo este leal servicio como parte de una promesa ofrecida por un favor cumplido por nuestra Madre”.

Los más de 250 miembros de la Guardia de Honor costean sus propios gastos y aseguran hacerlo sólo por amor, además de que al ingresar a las filas de esta comitiva, se preparan espiritualmente, lo que –aseguran– les permiten ser mejores cristianos y hombres de fe.

VISITA VIRGEN DE ZAPOPAN LA CIUDAD DE MÉXICO.

Desde la Fe, Semanario Católico de Información.
Arquidiócesis Primada de México
Reportaje: Mauricio C. Rodríguez.

24.02.2008

Este fin de semana la ciudad de México se viste de gala al recibir la imagen peregrina de Nuestra Señora de Zapopan, que ha llegado desde el estado de Jalisco.

“La Generala”, como también se le conoce desde 1821, visitó este sábado la Catedral Metropolitana, desde donde partió esta mañana hacia la Basílica de Guadalupe, en medio de música y algarabía.


De acuerdo con el Sr.Marco Antonio González, Presidente de la Guardia de Honor de la Virgen de Zapopan, todos los años, a finales de febrero, esta imagen es traída en peregrinación por la Guardia de Honor, desde la Basílica de Zapopan hasta la Catedral de México, acompañada por bandas de guerra, niños, señoritas, calabrotes, retaguardias, custodios y grupos parroquiales.

“El objetivo de esta visita es poner en sus manos los problemas que aquejan a la ciudad de México y a los pobladores de Jalisco, como hermanos vecinos que piden a su madre la intercesión y protección de Dios”, comenta el responsable de la Guardia de Honor.

Durante su estancia en la Catedral, la imagen fue recibida por la Guardia de Honor de la Santísima Virgen de Zapopan, que fue honrada durante una Misa solemne por cientos de sacerdotes y laicos.

Este domingo, la imagen peregrina de la Virgen de Zapopan podrá ser venerada en la Basílica de Guadalupe antes de regresar a Zapopan, Jalisco, alrededor del mediodía.